Bruselas advierte a Luxemburgo

La Comisión Europea lanza una serie de advertencias respecto a Luxemburgo. Después de la crisis del coronavirus bien controlada, el gobierno está a la espera de nuevos grandes desafíos.

A finales de abril, el Gobierno envió a Bruselas el Programa de Estabilidad y Crecimiento (PSC), relacionado con el estado de las finanzas públicas, así como el Programa Nacional de Reforma (NRP), en los que adoptó la estrategia para abordar los principales retos de la economía nacional. Estos dos documentos resumidos forman los pilares del Semestre Europeo, que se introdujo en 2010 para garantizar la coordinación de las políticas económicas, presupuestarias y sociales entre la Comisión Europea y los 27 estados miembros.

Ante la Cámara de Representantes, la ministra de Finanzas, Yoriko Pax, calificó el plan del Gran Ducado como “responsable” con la clave del “margen necesario” “para enfrentar los desafíos que enfrenta el país”. Después de un buen mes, Bruselas acaba de enviar su análisis de la política luxemburguesa a las autoridades nacionales. El informe presentado por la Comisión Europea contiene unas sesenta páginas y recomendaciones específicas.

Sobre la base de las cifras y los datos del PSC y el NRP, los especialistas de la comisión identificaron cuatro riesgos principales para la situación socioeconómica y financiera de Luxemburgo. Se plantean: la sostenibilidad del sistema de pensiones, la planificación fiscal “agresiva”, el sistema educativo “desigual” así como la transformación ambiental, obstaculizada por una excesiva dependencia de los combustibles fósiles.

Las nuevas recomendaciones surgen en un contexto en el que la economía de Luxemburgo ha podido mostrar su “resiliencia” durante y después de la crisis del coronavirus. Sin embargo, con la guerra en Ucrania, el Gran Ducado tendrá que hacer frente a una fuerte caída del crecimiento (del +6,9 % en 2021 al +2,2 % en 2022). Al mismo tiempo, la inflación subirá del 3,5% a finales de 2021 al 6,8% en 2022. La previsión de la Comisión Europea es superior a la de Statec, que apuesta por una inflación del 5,8% para este año.

A corto plazo, la invasión de Ucrania por parte de Rusia debería tener efectos secundarios en la economía de Luxemburgo. “El aumento de los precios del petróleo tiene un mayor impacto en la inflación que en otros estados miembros de la UE”, dice el informe de Bruselas. A esto se suman problemas “caseros” como precios inmobiliarios persistentemente altos, deudas familiares o escasez de mano de obra que “podrían obstaculizar el crecimiento económico y el empleo”.

“Intensificación de la Transmisión de Energía”

Todo esto tendrá un impacto en las finanzas públicas. En este contexto, el riesgo de que el sistema de seguro de pensiones pierda el equilibrio preocupa especialmente a la Comisión Europea. El desequilibrio fiscal podría ocurrir ya en 2041 con un posible agotamiento de las reservas en 2047. Estas dos fechas fueron introducidas a fines de abril por el Ministro de Seguridad Social, Claude Hagen. “Elevar la edad real de jubilación tendría el impacto macroeconómico más beneficioso”, dice la Comisión Europea.

El informe también señala las deficiencias del sistema educativo de Luxemburgo. Las habilidades básicas de los alumnos están por debajo del promedio de la UE y están estrechamente relacionadas con su entorno socioeconómico”, señala la Comisión, antes de agregar que “el acceso de los estudiantes a los campos académicos depende más de su estatus socioeconómico que del desempeño económico y lingüístico de su escuela. ” Bruselas-Luxemburgo pide “reducir el impacto de la desigualdad en el rendimiento de los estudiantes y promover la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes en el sistema educativo”.

Como se mencionó anteriormente, ataca al Gran Ducado por su “alta dependencia de las importaciones de combustibles fósiles”. El país aún no ha alcanzado su “pleno potencial de producción y consumo de energías renovables. Sin embargo, la invasión rusa de Ucrania insta a Luxemburgo y al resto de la Unión Europea a intensificar las acciones conjuntas sobre la transición energética y la diversificación de las fuentes de suministro”. Las recomendaciones enfatizan la necesidad de “acelerar el despliegue de energía renovable y capacidad de transmisión de electricidad e inversión en eficiencia energética en los sectores residencial y no residencial.

Se reducen las “condenas” pero Bruselas vuelve a la acusación

Los impuestos siguen siendo una de las principales causas de desacuerdo entre Luxemburgo y la Comisión Europea. Así, el Informe del Semestre Europeo vuelve a criticar la “planificación fiscal estricta” practicada por el Gran Ducado.

“Luxemburgo ha tomado medidas para combatir la planificación fiscal agresiva. Sin embargo, estas medidas han sido limitadas e insuficientes para responder a los problemas de pago en el sistema fiscal”, confirma el documento presentado ayer en Bruselas. “Las normas fiscales de Luxemburgo son utilizadas por empresas que se dedican a planificación fiscal estricta. De particular preocupación es la falta de retención de impuestos sobre intereses y regalías de autoridades fiscales bajas o nulas.

Así que el mero hecho de que las “sentencias” (o “resoluciones fiscales”) de Luxemburgo no son suficientes para la Comisión Europea. Como dijo ayer la ministra de Finanzas, Yoriko Pax, en respuesta a una pregunta parlamentaria de Laurent Mussar (CSV), los “registros” cayeron de 599 unidades en 2015 a 44 unidades en 2020. Es notable una leve recuperación a 59 “impuestos de decisiones anticipadas” para 2021.

Leave a Comment